Me sentí extraña con mi cuerpo, allí desnuda y sin maquillaje. En ese instante desee no tener piel, no tener talla ni peso. Un instante me llene de rabia y comencé a tocar las fibras extras, el tejido de más. “Nunca en una revista” pensé. Segundos después le pedí perdón al creado y a mi persona. Mi cuerpo no es una ficha de cambio, no es un material de truque. Mi cuerpo no fue diseñado para que lo califiquen ni lo cataloguen. Mi cuerpo es mi templo. Es tierra fértil, debe tener texturas y relieves. Contiene mi espíritu, mi alma. Es un regalo, fruto de mi conciencia. Mi cuerpo es tierra, sol y viento. Mi cuerpo es mar, arena y cielo. Mi cuerpo es hermoso, contiene mi esencia. No en una revista, no en una pasarela, no en una foto con mil notas. Mi cuerpo no fue creado para causar complacencias. Mi cuerpo es mi templo, bendito templo… Que viva mi esencia.
hace 1 semana107 notas -
hace 1 semana270 notas -
hace 2 semanas6 139 notas -
Uno se enamora de una línea, después de una página, después del autor. ¿Bueno, por qué no? Es un hermoso proceso.

— Jorge Luis Borges  (via hachedesilencio)

(Fuente: aurorasparapensamientos)

hace 3 semanas8 089 notas -
- MORE POST -